• Manuel Novoa - Presidente UNITRAJ

Vistazo a este momento histórico

Cuando pase la pandemia del coronavirus, no nos estará permitido volver a la normalidad anterior. Sería, en primer lugar, un desprecio a los miles de personas que han muerto por el virus Covid19, una falta de responsabilidad y solidaridad con sus familiares y amigos, sería la demostración de que no hemos aprendido el mensaje de lo que, más que una crisis, es un llamado urgente a cambiar nuestra forma de vivir en nuestra única Casa Común.

Foto: archivo particular


Se trata de un llamamiento de la propia Tierra viva, esa presencia de animales de la montaña, en ciudades, pueblos y otros organismos entre ellos el mismo Coronavirus, nos están mostrando que debemos autorregularnos, porque somos parte inteligente y consciente.



Volver al anterior estilo del mundo, hegemónico por el capitalismo neoliberal, que es incapaz de resolver sus contradicciones y pugnas internas y que su esencia no es otra cosa que su voracidad por un crecimiento ilimitado a costa de la sobreexplotación de la naturaleza, del ser humano y la indiferencia ante la pobreza y la miseria de la gran mayoría de la humanidad producida por ella, es olvidar que dicha forma, está sacudiendo los cimientos sociales y ecológicos que sostienen el orden social y toda la Vida en el planeta. Volver a la “normalidad” anterior sería prolongar en el tiempo, una situación que podría implicar el gran desorden social, el abarcamiento de grandes cordones de pobreza extrema en el mundo, el exterminio de muchos seres vivos y bienes de la naturaleza, que nos llevarán a nuestra propia destrucción.


Pero de acuerdo a esta hegemonía neoliberal mundial, se quiere mantener nuestra nación bajo estos parámetros, y con la declaratoria de “un Estado de Emergencia Económica, Social y Ecológica” para todo el país, se ha promulgado una andanada de decretos en esta dirección, que menoscaban, los derechos adquiridos de los trabajadores, colocan a tributar quien tenga en su nómina liquidación de diez millones de pesos, sin tener en cuenta si todo esto hace parte de su salario o son bonificaciones, que no hacen parte de este, si pagan el estudio de sus hijos, si tienen obligaciones hipotecarias o más compromisos económicos, mientras a la gran empresa les rebaja sus impuestos por más de nueve billones de pesos y sostiene unos salarios con prebendas tan altas como los senadores de la república, también expresa en otro de estos decretos, como pasaran los ahorros de las entidades privadas de pensiones a Colpensiones, pero únicamente de aquellos Colombianos que no reciban más de un salario mínimo y de aquellos que no han cumplido con el tiempo de cotización mínima, es la forma de disminuir y hasta liquidar esa entidad gubernamental, con el fin que el emporio económico, de las captadoras privadas de los ahorros pensionales de los Colombianos manejen y hagan crecer aún más su bolsa económica, como lo han venido realizando hasta ahora.


Lo peor que puede suceder a los trabajadores colombianos en general, está en ese decreto, donde manifiesta varias formas que podría utilizarse por medio del patrono y anuencia del estado, para menoscabar los derechos ya adquiridos por muchísimos años por los trabajadores del mundo, como el reconocimiento de una labor por horas trabajadas, la no existencia de contratos que aseguren estabilidad al trabajador, la manipulación de primas, prestaciones sociales, tiempo y pago de su tiempo de descanso o vacaciones, que por ahora tiene derecho. Este panorama de incertidumbre presentado por el presidente de la república y sus ministros no es más que el aumento la precariedad del trabajo, en un país periférico del neoliberalismo hegemónico. Esto exige meridianamente la unidad de los trabajadores, y no solo los de nuestro país, sino del mundo, esto ya los chinos lo han visto claramente con su exigencia a promover una comunidad de futuro compartido para toda la humanidad, texto agregado en la renovada constitución China, con esto nos manifiesta y más en estos momentos que pasa el mundo que, o nos salvamos todos, o engrosaremos la procesión de los que se dirigen a la indigencia y la fosa común.


Debemos buscar una alternativa nueva para enfrentar este capitalismo devorador, inhumano, buscando un cambio inclusive de estructura, porque después de esto no podemos seguir igual, los más seguro es que el gran capital, la fábrica, el emporio de la acumulación de la riqueza y el poder querrán que se siga igual, pero no podemos seguir en las mismas circunstancias de cuando entramos a esta pandemia, cuando es la vida en su diversidad, entre ellas la humana en sus diferentes culturas y tradiciones las que deben traer un nuevo despertar, que no es solo la gran acumulación monetaria, sino un cambio para la vida y el buen vivir. Esto es posible si los pueblos en general se unen, de lo contrario seguirá la hegemonía del poder y del tener de unos pocos, frente a la destrucción de nuestro único vividero y a quienes lo conformamos, como seres vivientes, sin tener en cuenta las próximas generaciones y sin colocar la ciencia y la tecnología al servicio de la vida y no de unos pocos para su dominación.


Culmino expresando que hasta este momento la cuenta de cobro de los dueños del poder y las grandes riquezas, es seguir llenando sus arcas, la clase obrera y menos favorecidos, correr con toda la parte social de recuperación monetaria, capitalista, imposición de más cargas en todos los servicios públicos, que no son condonados sino diferidos, como si tuviera mayores ingreso, los grandes riesgos por su vida debido a sus necesidades y el no gravamen de las grandes fortunas, el gran capital y si la bancarización de los más humildes con el fin de recibir una dadiva mísera por parte del estado, que a manos llenas gasta en adquisición de vehículos, contratos para mejorar su imagen, elementos para subyugar a la población que exija derechos, y la corrupción campeante y sin conciencia, para ayudar aquellos que no tienen más que aportar, que la pobreza, la necesidad de sobrevivencia, el hambre y hasta su propia vida.

Manuel Novoa O.

Presidente

Sindicato “Unidad Nacional de Trabajadores de Justicia” “UNITRAJ”

CTU - USCTRAB

Suscríbete a nuestro boletín

  • White Facebook Icon

© 2020 Derechos Reservados - CTU - USCTRAB