SABIDURÍA DEL PUEBLO KAMENTSÁ

Hoy en #Con_tactoPedagógico hablamos con Judy Jacanamejoy, ella es antropóloga de la Universidad de Caldas, lideresa, sabedora de medicina ancestral, investigadora y protectora de las sabidurías ancestrales del pueblo Kamentsá.

Judy nos habla que, el pilar fundamental para la educación para la vida es la familia, ya que es ahí donde se teje toda la sabiduría ancestral, entonces la educación parte desde esos principios que se gestan en el espacio del hogar; cuando recibimos los consejos de los abuelos, de nuestros mayores, de nuestros padres, es donde inicia la educación para la vida, nos forman en valores y en espiritualidad.


En ese sentido, un primer principio es el respeto. Para aprender a escuchar y que la palabra sagrada tenga eco en el corazón de las personas, entonces, ese primer principio es fundamental. Un segundo principio es el de la colectividad, todo debe tejerse desde lo colectivo sin ser fraccionado. El tercer principio es el de la ayuda mutua, el compartir con cariño a las demás personas para recibir de la misma forma. Un cuarto principio es el amor por la tierra como dadora de vida, debemos valorarla, respetarla y dejarla ser. En ese sentido y teniendo en cuenta estos principios podemos hablar de una educación integral que se fundamenta principalmente en los valores para el quehacer diario.


De ahí que, lo más importante es la conexión que se debe hacer con el propio espíritu, el cuidado principal es de uno mismo, es necesario educar el pensamiento, endulzar el corazón para que la palabra sea sabiduría. Este es un proceso personal que debe trascender a la familia, a los amigos, a la comunidad, es un llamado a despertar el espíritu y conocerse a sí mismo; de esta forma, encontrar la misión que cada uno tiene, desde lo espiritual y los conocimientos que han dejado los abuelos comprendiendo la relación con la madre tierra.


A veces olvidamos sentir y nos detenemos en el solo pensar, olvidamos escuchar el latido del corazón, es necesario para sanar, escuchar el latido del corazón; evitar tenernos en lo material, ya que esto alimenta el espíritu. Así, cuando empezamos a escuchar el llamado del espíritu empezamos el proceso de sanación y este no dura un instante, iniciamos a sanar desde el momento en que despertamos, tomamos conciencia, a partir de ese momento empezamos a agradecer, por la vida, por lo que tenemos alrededor.

Para ampliar la información les invitamos a conocer el CON-TACTO Pedagógico de la antropóloga Judy Jacanamejoy en la entrevista a continuación.

Redacción: Iván A Martínez Triana

@IAAlmArt

Directivo de la Central CTU - USCTRAB.

4 vistas

Suscríbete a nuestro boletín

  • White Facebook Icon

© 2020 Derechos Reservados - CTU - USCTRAB